Explorar

Renta inmobiliaria imputada: declaración de la renta

Capítulo

1

Guía Casavo

Cómo vender una casa


Capítulo 1:

Renta inmobiliaria imputada: declaración de la renta

Seguro que alguna vez has oído hablar de la renta inmobiliaria imputada, pero puede que no sepas de qué se trata. Para Hacienda, cualquier vivienda que no sea la habitual es susceptible de generar dinero, incluso aunque esté vacía, ya que podrías alquilarla a un tercero. Por lo tanto, debes pagar impuestos por tenerla e incluirla de cara a Hacienda en la declaración de la renta.

En esta guía de Casavo, veremos cuáles son los inmuebles que entran dentro de la renta inmobiliaria imputada, cómo se calcula y cuándo debes incluirla en la declaración de la renta.

¿Qué es la renta inmobiliaria imputada?

Lo primero de todo es explicar qué es exactamente la renta inmobiliaria imputada. Es aquella que se debe incluir en la base imponible de la declaración de la renta por ser propietarios de algún bien inmueble urbano. Se trata de una medida que surgió con el fin de incentivar el alquiler de viviendas vacías.

Por lo tanto, no pagarás la renta inmobiliaria imputada por tu vivienda habitual ni por otra que tengas alquilada, ya que estarás pagando impuestos por la renta que obtienes. Sin embargo, no todos los contribuyentes tienen que pagar a Hacienda en la declaración de la renta por la renta imputada de inmuebles. Solo tendrás que incluirlo en tu declaración de la renta en los casos en los que seas el propietario y, además, puedas ocupar la vivienda.

Requisitos de Hacienda para ser renta inmobiliaria imputada

Los requisitos para que cuente como renta inmobiliaria imputada son los siguientes:

  • que sean bienes inmuebles urbanos en los que no se desempeñe ninguna actividad económica;
  • que sean inmuebles rústicos con construcciones que no sean esenciales para agricultura o ganadería;
  • que no esté generando ningún capital, es decir, que, por ejemplo, no esté siendo alquilada por nadie;
  • que no sea tu residencia habitual. Tampoco cuentan las plazas de garaje que hayas adquirido conjuntamente con la vivienda. En cambio, si tienes una plaza de garaje en otro bloque, aunque hagas un uso personal de ella, Hacienda entiende que sí debes pagar por ella en la declaración de la renta;
  • que no se trate de un terreno no edificable, en proceso de construcción o de un inmueble que no se pueda usar.
     

Si tu inmueble cumple estos requisitos, presta atención a los siguientes apartados, porque te van a interesar.

¿Cómo calcular la renta inmobiliaria imputada?

Ahora que ya sabes qué es y en qué casos hay que pagarla, te preguntarás cómo se calcula. Por norma general, se aplica el 2 % sobre el valor catastral del inmueble, que aparece en el recibo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, también conocido como IBI. Esto significa que, cuanto mayor sea su valor catastral, más tendrás que pagar por él.

No obstante, en los casos en los que el valor catastral haya sido modificado después del 1 de enero de 1994, se aplica un 1,1 %. Si, por cualquier motivo, el inmueble no tiene valor catastral, también se aplica el 1,1 % sobre el 50 % del valor que le dé la Administración o del precio de compraventa, dependiendo de la cifra que sea más alta. En este artículo de Casavo te contamos qué es y cómo encontrar la referencia catastral.

Y ¿cuánto tienes que pagar en tu declaración del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas)? Pues depende del tipo impositivo establecido por la Agencia Tributaria, que, a su vez, depende del año de devengo. Este oscila entre el 19% y el 24,75%.

Para que te hagas una idea, a una vivienda con un valor catastral de 200.000 euros, se le imputa una renta inmobiliaria de 4.000 euros al año, que es como si generara un alquiler mensual de 333 euros. Si se le aplicase un gravamen del 19%, tendrías que pagar 760 euros. Como conclusión, si tienes una vivienda vacía, lo mejor es que la alquiles, no solo para tener un ingreso extra, sino también para no tener que pagar por la renta inmobiliaria imputada. Si te planteas venderla y te preguntas “¿cuánto cuesta mi casa?”, en Casavo te hacemos una valoración gratuita inmediata.

Además, es importante que sepas que, aunque tengas la intención de alquilar una vivienda a un tercero, mientras la casa no tenga un inquilino que pague un alquiler, no podrás deducir ningún gasto relacionado con ella. Esto es, pagarás por la imputación de rentas inmobiliarias, pero no tendrás gastos deducibles. Si, por lo contrario, el arrendamiento es a un familiar, aunque no te pague ningún alquiler, pagarás un importe similar al que pagarías por la renta imputada de inmuebles, pero sí podrás deducirte los gastos.

En el caso de que hayas tenido un piso alquilado durante una parte del año y el resto de los meses no, pagarás por la parte proporcional. Por ejemplo, si lo has tenido sin alquilar 6 meses, pagarás el 50%. Sucede lo mismo si la vivienda pertenece a un matrimonio que hace la declaración de la renta por separado: cada uno pagará la parte proporcional.

Como ves, son muchos los conceptos que debes tener en cuenta, así que hemos hecho esta tabla resumen para que te quede totalmente claro:

Situación Lo que debes pagar
Si tienes una vivienda vacía que no es tu residencia habitual.Debes pagar por la renta imputada de inmuebles urbanos y no puedes deducirte los gastos.
Si solo tienes la casa que es tu residencia habitual.No tienes que pagar nada en tu declaración de la renta.
Si tienes una segunda vivienda, pero la tienes alquilada.No tienes que pagar por renta imputada, pero debes incluir en tu declaración del IRPF.
Si arriendas una vivienda a familiares, pero no les cobras alquiler.Pagas un importe similar al que pagarías por la renta imputada, pero sí puedes deducirte los gastos.
Si tienes una vivienda ocupada durante una parte del año.Pagas solo la parte proporcional de la renta imputada.
Si compartes la propiedad de una vivienda vacía con otra u otras personas.Pagas solo la parte proporcional de la renta imputada.

Puedes consultar esta tabla cada vez que dudes si debes pagar o no en tu declaración de la renta por tus propiedades de inmuebles. Ten en cuenta que una misma vivienda puede cambiar de situación en función de si está ocupada o no y quién vive en ella.

¿Cuándo y cómo incluir la renta inmobiliaria imputada en la declaración de la renta?

Las rentas inmobiliarias imputadas tienen la obligación de declararse en el apartado C de Bienes inmuebles no afectos a actividades económicas de la declaración de la renta. Además, también se aplica la renta inmobiliaria imputada a no residentes, por lo que estos también deben declararla.

El plazo límite para presentar la declaración de la renta 2023 es el 30 de junio. En cuanto a las diferentes formas, a partir del 11 de abril se puede hacer por internet, desde el 5 de mayo se puede hacer por teléfono y desde el 1 de junio se puede realizar presencialmente. Eso sí, dependiendo del año, estas fechas pueden variar ligeramente. Además, cabe destacar que la declaración complementaria es aquella que se presenta para corregir errores u omisiones que perjudican a Hacienda.

¿Cómo saber si tengo que hacer la declaración de la renta y cuánto pagar de IRPF?

Una de las dudas más frecuentes antes de hacer la declaración de la renta es si tienes que hacerla. Estos son los casos en los que es obligatorio:

  • asalariados de un solo pagador con ingresos superiores a 22.000 euros anuales;
  • asalariados con varios pagadores con ingresos superiores a 14.000 euros anuales;
  • las personas que reciban el Ingreso Mínimo Vital;
  • los autónomos, salvo que hayan ingresado menos de 1.000 euros anuales.

Una vez sabido esto, debes conocer cuáles son los tramos de IRPF correspondientes a los diferentes niveles de ingresos para hacer el cálculo de tu IRPF:

  • hasta 12.450 euros anuales se paga un 19% de impuestos;
  • entre 12.450 euros y 20.200 euros anuales se paga un 24% de impuestos;
  • entre 20.200 euros y 35.200 euros anuales se paga un 30% de impuestos;
  • entre 35.200 euros y 60.000 euros anuales se paga un 37% de impuestos;
  • entre 60.000 euros y 300.000 euros anuales se paga un 45% de impuestos;
  • más de 300.000 euros anuales se paga un 47% de impuestos.

Lo más importante es asegurarte de que declaras correctamente la suma de las rentas inmobiliarias imputadas de las viviendas que tienes en propiedad para no llevarte ningún susto. En cualquier caso, para cualquier duda relacionada con la renta imputada de inmuebles, ya sabes que puedes contar con Casavo.

“Esto es demasiado complicado. Quiero vender mi casa”. Si prefieres quitarte cargas de encima, Casavo compra tu vivienda en un proceso rápido y sencillo. ¡Contacta con nosotros!

Vender tu casa es más fácil de lo que imaginas

Empieza con una valoración
seller

Todos los capítulos

Casavo Management Spain S.L.U.